Por: La Redacción.

Ciudad de México., a 25 de julio del 2020.- Ricardo Anaya, Francisco García Cabeza de Vaca, Jorge Luis Lavalle y Ernesto Cordero negaron haber recibido sobornos cuando eran legisladores a cambio de avalar las reformas del Pacto por México durante la administración del expresidente Enrique Peña Nieto.

Luego de que este viernes el diario Reforma diera a conocer que el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, reveló a las autoridades mexicanas el pago de 52 millones 380,000 pesos a entonces legisladores del PAN para que aprobaran estas reformas, entre ellas la energética, algunos de los panistas señalados salieron a defenderse.

El Gobierno de Tamaulipas, a cargo de Cabeza de Vaca, emitió un comunicado en el que se rechazó que el entonces senador hubiera recibido un pago ilegal.

“El gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, negó haber recibido el pago de un soborno de parte del ex director de Pemex, Emilio Lozoya, a cambio de haber aprobado la reforma energética en 2013, cuando se desempeñaba como Senador de la República”, se informó en un comunicado.

En el escrito, también se señala que es totalmente falso que haya recibido beneficio alguno por la iniciativa que su Grupo Parlamentario presentó y debatió públicamente para que transitara el cambio constitucional que abrió más el sector petrolero a la industria privada.

Además se reconoce que Cabeza de Vaca participó como integrante de la Comisión de Energía, pero que siempre fijó posiciones claras “basadas en el interés nacional y del desarrollo económico de su estado”.

A su vez, el excandidato presidencial Ricardo Anaya también aseguró que es falso que haya recibido sobornos cuando era presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados para aprobar las reformas.

“La información contenida es absolutamente falsa. Jamás he cometido un acto indebido. Además de falsa, la información es absurda: nadie me tenía que convencer pues en el PAN llevábamos años impulsando la reforma energética. Yo apoyé la reforma con enorme convicción”, afirmó Anaya en una carta enviada a Reforma.

“Parece evidente que se ha roto la promesa de este gobierno, de no usar la justicia con fines políticos. Es claro el interés de golpearme, nuevamente, en el contexto del proceso electoral que está por iniciar. Por el bien de México, es importante que se haga justicia y se conozca toda la verdad”, expuso.

Y en un tuit, el exsenador panista Ernesto Cordero también rechazó las acusaciones en su contra atribuidas a Lozoya, las cuales no tienen “sustento ni pruebas”.

“Siempre he actuado con legalidad en las responsabilidades que he desempeñado como servidor público”, escribió.

Rechazo categóricamente las acusaciones en mi contra que aparecen en diversos medios de comunicación, atribuidas a @EmilioLozoyaAus
Son falsas, sin sustento ni pruebas. Siempre he actuado con legalidad en las responsabilidades que he desempeñado como servidor público.

Más tarde, el exsenador Jorge Luis Lavalle Maury también se deslindó de haber recibido un pago indebido y acusó que hay “perversas intenciones” que lo involucran con ese escándalo político.

“Esta reforma fue planteada desde hace muchos años por el PAN y resulta absurdo que se pretendan ligar los malos manejos que se hicieron en la administración pasada con la aprobación de una reforma que era y sigue siendo necesaria para México”, escribió el expanista en un mensaje publicado en la misma red social.

0/5 (0 Reviews)