En una dramática situación, un bebé de tan solo seis días de nacido, que había sido sustraído por su niñera, fue hallado vivo y abandonado dentro de una bolsa en una calle del Valle de Chalco. La responsable de este cruel acto fue identificada como Nelly Janeth Ramírez Alvarado.

La madrugada del pasado jueves, la niñera Ramírez sacó al recién nacido de una casa ubicada en la colonia Renacimiento de Pachuca, luego de narcotizar a la madre y otros familiares del pequeño.

Según la información proporcionada por la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo, el bebé fue encontrado en la vía pública, específicamente en la colonia La Guadalupana, en Valle de Chalco, dentro de una bolsa abandonada.

El Gobierno de Hidalgo dio a conocer que el niño hallado con vida presentaba «algunas características parecidas» al menor sustraído en Pachuca. El descubrimiento se llevó a cabo gracias a la colaboración entre las Secretarías de Seguridad Pública de Hidalgo y Estado de México, así como la Procuraduría de Hidalgo y la Fiscalía Mexiquense.

En respuesta a este suceso, representantes de la Procuraduría, acompañados por la madre del recién nacido desaparecido, se trasladaron al Estado de México para verificar si el bebé encontrado corresponde al que fue sustraído y para evaluar su estado de salud. Actualmente, el niño está siendo examinado en la Clínica de la Sagrada Familia, en Valle de Chalco.

A pesar de que en redes sociales y algunos medios mencionaban al bebé con el nombre de «Abdiel», las autoridades aclararon que no está registrado oficialmente y que sus familiares afirman que aún no le habían asignado un nombre, ya que fue robado 72 horas después de su nacimiento.

En cuanto a Nelly Janeth Ramírez Alvarado, la niñera señalada como responsable del secuestro, permanece prófuga de la ley, mientras las autoridades continúan las labores de búsqueda y captura.

La comunidad y las autoridades están conmocionadas por este impactante incidente, que ha dejado a la familia del recién nacido y a la sociedad en general consternadas. La niñera, quien debería haber sido una figura de confianza, cometió un acto atroz al privar a la familia de su ser querido de apenas seis días de vida.

La madre del bebé, afectada emocionalmente, se encuentra acompañada por representantes de la Procuraduría en este difícil momento. La incertidumbre sobre la identidad y el estado de salud del recién nacido ha generado gran tensión y preocupación entre los familiares y las autoridades, que aguardan resultados médicos y pruebas adicionales para confirmar la relación con el bebé sustraído.

En cuanto a Nelly Janeth Ramírez Alvarado, la búsqueda intensiva continúa para llevar a la justicia a la responsable de este crimen. Las autoridades trabajan arduamente para dar con su paradero y someterla a proceso legal por sus acciones.

Este caso subraya la importancia de la seguridad y la confianza en la selección de personas que cuidan de los más vulnerables, como los recién nacidos. La sociedad espera respuestas claras y prontas para entender las circunstancias de este suceso y garantizar que se haga justicia.

La Procuraduría General de Justicia de Hidalgo y las autoridades mexiquenses seguirán colaborando estrechamente para esclarecer completamente este caso y tomar medidas adecuadas para prevenir incidentes similares en el futuro.

0/5 (0 Reviews)