Niños y jóvenes se esfuerzan por alcanzar una porción de la comida que llega con la ayuda humanitaria a la Franja de Gaza.
Niños y jóvenes se esfuerzan por alcanzar una porción de la comida que llega con la ayuda humanitaria a la Franja de Gaza.

Un grupo de ocho expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas ha lanzado una severa advertencia, resaltando la grave situación humanitaria en la Franja de Gaza. Los palestinos que residen en Gaza ahora representan el 80% de aquellas personas a nivel mundial que enfrentan la amenaza de hambruna o hambre catastrófica. Los expertos catalogan esto como una continuación de un genocidio de larga data.

El ejército israelí, involucrado en una operación a gran escala en la Franja durante más de 100 días, está acusado de destruir sistemáticamente el sistema alimentario de Gaza y de utilizar los alimentos como arma contra la población palestina. Estas afirmaciones provienen de expertos que operan bajo el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

En su declaración, los expertos sostienen que Israel, más allá de causar daño indiscriminado a civiles palestinos a través de sus bombardeos, está infligiendo intencional y conscientemente una alta incidencia de enfermedades, malnutrición prolongada, deshidratación e inanición al destruir la infraestructura civil.

El ejército israelí lanzó su operación en respuesta a un ataque de milicianos del grupo islamista Hamás en el sur de Israel el 7 de octubre, que resultó en 1,200 bajas y aproximadamente 240 rehenes, según las autoridades de Tel Aviv.

Desde entonces, los ataques de Israel han resultado en más de 24,000 muertes, 60,000 heridos y miles de desaparecidos, forzando el desplazamiento de casi dos millones de los 2.3 millones de habitantes de la Franja en el área de 365 kilómetros cuadrados, según informes palestinos.

Se ha impuesto un bloqueo, restringiendo el acceso a agua limpia, alimentos, servicios de atención médica, educación, transporte, electricidad y comunicaciones. La ayuda humanitaria ha ingresado desde la frontera con Egipto solo de manera esporádica y en cantidades limitadas.

«Ningún lugar es seguro en Gaza. Israel ha declarado e impuesto un cerco total, privando a 2.3 millones de palestinos de agua, alimentos, combustible, medicinas y suministros médicos», afirman los expertos de la ONU en su documento.

Esto sucede «en el contexto de un bloqueo israelí de 17 años, que incluso antes de esta guerra había colocado a la mitad de la población gazatí en situación de inseguridad alimentaria y había hecho que más del 80% dependiera de la ayuda humanitaria».

Los expertos, incluyendo relatores especiales sobre el derecho a la alimentación, educación, salud, vivienda, derechos de las personas desplazadas, situación de los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados, violencia contra las mujeres y las niñas, y el derecho al agua potable y saneamiento, acusan a Israel de destruir el 60% de las viviendas en Gaza, la flota pesquera de la Franja, y de obstaculizar el acceso a alimentos y al combustible que puede alimentar a panaderías y plantas de tratamiento de agua y electricidad.

Enfatizan que todos en Gaza están experimentando hambre, buscando desesperadamente comida y agua limpia. Las mujeres embarazadas enfrentan riesgos de vida debido a la atención y nutrición insuficientes, y los niños menores de cinco años corren el riesgo de sufrir malnutrición grave y desnutrición.

Desde el 1 de enero, solo cinco de las 24 entregas de ayuda, que incluían alimentos y suministros vitales, lograron llegar al norte de Wadi Gaza, donde las personas enfrentan escasez prolongada y acceso extremadamente limitado a recursos esenciales.

En el sur del territorio, hay una gran concentración de personas viviendo en refugios inadecuados o áreas carentes de servicios básicos.

Cindy McCain, directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PMA), comentó que «la gente en Gaza corre el riesgo de morir de hambre a pocos kilómetros de camiones llenos de alimentos», refiriéndose al bloqueo impuesto por Israel que limita la entrada de ayuda de emergencia desde el vecino Egipto.

El miércoles, Qatar anunció que medió un acuerdo entre Israel y Hamás para la entrega de medicamentos a rehenes israelíes en Gaza, a cambio de un aumento en la ayuda humanitaria para los gazatíes.

Los relatores de la ONU declararon que «el único camino claro para lograr la paz, la seguridad y la estabilidad para israelíes y palestinos es permitir la autodeterminación palestina. Y esto solo se puede lograr mediante un alto el fuego inmediato y el fin de la ocupación israelí».

En el terreno, continúan los ataques aéreos israelíes y los enfrentamientos con milicianos palestinos, lo que resultó en 163 muertes y 350 heridos en un solo día, según la agencia palestina Wafa.

Al intervenir en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el secretario general de la ONU, António Guterres, reiteró su postura de que la comunidad internacional debe apoyar una solución de dos estados, Israel y Palestina, para «resolver la crisis duradera de una vez por todas».

0/5 (0 Reviews)