La actriz Taraneh Alidoosti se grabó sin velo y apoyó las protestas en sus redes sociales
La actriz Taraneh Alidoosti se grabó sin velo y apoyó las protestas en sus redes sociales

La actriz Taraneh Alidoosti se ha convertido en la última celebridad perseguida por las autoridades iraníes. Este domingo se informó de la detención de la intérprete, conocida más allá de las fronteras del país por su papel de Rana en la película ganadora en 2016 de un Oscar ‘El Viajante’, como consecuencia de sus mensajes de apoyo a las protestas que se desataron el pasado septiembre por la muerte bajo custodia policial de Mahsa Amini. Las autoridades la acusan de propagar información falsa.

En la breve nota que informa del arresto, la agencia oficial IRNA, citando fuentes judiciales, explica que las detenciones de varias figuras conocidas -no identificadas- se produjeron «luego de algunos comentarios sin fundamento sobre hechos recientes, así como la publicación de material provocativo en apoyo de disturbios callejeros anteriores». En el caso de Alidoosti, añade, «no aportó la documentación que probara algunas de sus denuncias», por lo que fue detenida por orden de la autoridad judicial.

Durante años, la actriz se ha ganado el cariño de una parte importante de la población no sólo mediante su reconocido trabajo, sino también por sus publicaciones en las redes sociales de corte feminista y abordando tabúes. En una de sus primeras películas, Alidoosti encarnaba a una madre menor de edad y soltera. En el marco de las manifestaciones y disturbios recientes, la mujer, de 38 años, se grabó sin velo y publicando mensajes de denuncia. También se negó a abandonar Iran, siguiendo a otras celebridades.

En una de estas publicaciones, la intérprete acusó a algunas organizaciones internacionales de no pronunciarse en contra de la ejecución de Mohsen Shekari, cuya condena a muerte por bloquear una calle y herir a un agente se llevó a cabo la semana pasada. «Su nombre era Mohsen Shekari. Cada organización internacional que está mirando este baño de sangre sin actuar es una desgracia para la humanidad», declaró. Desde este domingo, sus cuentas en Instagram y Twitter permanecen suspendidas.

Aparte de cuestiones domésticas, Taraneh Alidoosti ha defendido también causas críticas con la actitud de terceros países hacia sus compatriotas. En 2016, después de que ‘El Viajante’, de Ashgar Farhadi, ganara el Oscar a la mejor película en lengua extranjera, la actriz anunció un boicot a la ceremonia de entrega del galardón. Su decisión, según explicó, era como protesta por la aprobación, por parte del entonces presidente Donald Trump, de un veto a que los ciudadanos iraníes pudieran viajar a EEUU.

Por su facilidad para difundir su mensaje por las redes sociales y convertirse en referentes de la población más joven, muy activa en las protestas, las autoridades han fijado su foco especialmente sobre las celebridades. Deportistas, escritores y gente del cine están entre las personas detenidas en relación con las manifestaciones, que comenzaron de forma pacífica y que, en algunos casos, deterioraron en actos violentos. Docenas de personas, en su mayoría manifestantes, han muerto en las protestas.

En una entrevista con el diario ‘Shargh’, Mehdi Kouhian, miembro de un comité de apoyo a los artistas arrestados, confirmó a principios de este mes que al menos 40 cineastas han sido llamados a declarar, detenidos, acusados o se les ha prohibido abandonar Irán. Aparte, la defensa de algunos de los detenidos también se ha complicado. De acuerdo con el medio ‘Ham Mihan’, el letrado a cargo de defender dos periodistas procesadas por informar de la muerte de Mahsa Amini ha sido detenido estos días.

«Mohammad Ali Kamirfirouzi, el abogado de algunos activistas y periodistas, ha sido detenido», informó este diario, sin especificar las razones de su arresto. Dos de sus clientas, Niloufar Hamedi y Elaheh Mohammadi, están acusadas de «hacer propaganda contra el Estado» y de «conspirar contra la seguridad nacional». Hamedi estuvo tomando fotos en el hospital teheraní donde Amini no superó el coma en el que entró tras pasar por comisaría; Mohammadi estuvo presente en el funeral de la joven.