Cincy, campeón defensor de la AFC, regresa a la antesala del Super Bowl después de abrumar a unos Bills que no lucieron preparados para el momento
Cincy, campeón defensor de la AFC, regresa a la antesala del Super Bowl después de abrumar a unos Bills que no lucieron preparados para el momento

ORCHARD PARK — Los Cincinnati Bengals van de regreso al Juego de Campeonato de la AFC.

Los campeones defensores de la conferencia demostraron por qué podrían ser considerados el mejor equipo de la Americana por segundo año consecutivo, derrotando a los Buffalo Bills por 27-10 en la Ronda Divisional para preparar la mesa para otro encuentro en la antesala del Super Bowl en contra de los Kansas City Chiefs.

Cincinnati Bengals

El encuentro del domingo en Buffalo fue la actuación más dominante de Cincinnati en playoffs a lo largo de los últimos dos años, incluyendo su camino al Super Bowl la temporada pasada. Fue un indicativo claro de que el equipo de Cincinnati es mejor que aquel que cayó por 23-20 ante Los Angeles Rams en el Super Bowl LVI en febrero pasado.

Cincinnati nunca tuvo la oportunidad de asegurarse el primer lugar en la siembra de la AFC en la temporada regular, pero los Bengals dejaron en claro sus méritos durante la visita a Buffalo.

Tendencia que preocupa: Cincinnati debe estar preocupado por el futuro de su línea ofensiva. El centro de los Bengals, Ted Karras, pareció jugar con una lesión no especificada durante el partido. La transmisión televisiva indicó que Karras tenía un problema en la rodilla derecha, pero peleó hasta culminar el juego. Los Bengals no pueden darse el lujo de perder a más linieros ofensivos. Cincinnati arrancó el partido del domingo con tres reservas en roles titulares. Si Karras queda fuera, también, eso deja al guardia izquierdo novato Cordell Volson como el único titular de la Semana 1 todavía dentro de la alineación. Hay algún consuelo para la línea ofensiva de Cincinnati, sin embargo. Incluso con suplentes en el campo, los Bengals corrieron el balón efectivamente e hicieorn un buen trabajo de proteger a Burrow a lo largo del encuentro.

Análisis del quarterback: Se trató de una de las mejores actuaciones de playoffs de la joven carrera de Joe Burrow. Se fue con 23 completos de 36 intentos para 242 yardas y dos touchdowns, y completó sus primeros nueve pases del encuentro. Incluso algunos de los pases incompletos, incluyendo lo que hubiera sido un touchdown para Ja’Marr Chase que fue anulado, fueron impresionantes. Burrow tomó los pases cortos cuando estuvieron disponibles, y corrió para obtener las yardas cuando se le requirió. Tambén, rebasó a Ken Anderson por la mayor cantidad de yardas por pase en la historia de la franquicia en postemporada, y ayudó a Cincinnati a mantener una cómoda ventaja sobre Buffalo a lo largo de casi todo el juego.

Describe el partido en dos palabras: Actuación dominante. Cincinnati salió de visita en condiciones nevadas, con reservas a lo largo de la línea ofensiva y nunca lució amenazado por los Bills. Los Bengals estaban desfavorecidos por 6 puntos en las horas previas a la patada de salida, de acuerdo a Caesars Sportsbook. En uno de los ambientes más complicados de la NFL, los campeones defensores de la AFC demostraron por qué están a un partido de volver al Super Bowl.

Estadística subvalorada que hay que conocer: Con la defensiva de Buffalo determinada a no permitir jugadas grandes de Cincinnati, sostener avances ofensivos era imperativo para los Bengals. Cincinnati convirtió cinco de sus primeros ocho terceros intentos, lo que desempeñó un papel masivo en la habilidad del equipo de jugar con la ventaja. Se anotaron 30 en el juego. — Ben Baby

Siguiente partido: en Chiefs (5:30 p.m., tiempo del Centro de México, 29 de enero).

Buffalo Bills

No hubo un momento o una jugada que pusiera fin a la temporada de los Bills. En lugar de eso, los Bills fueron superados desde el inicio hasta el final en las tres fases, poniendo fin a una campaña que comenzó con tanta promesa –como favoritos para el Super Bowl– en una paliza.

La primera derrota del equipo en playoffs como local, bajo el head coach Sean McDermott dejó en evidencia todas las debilidades que han sufrido los Bills a lo largo de la campaña.

La defensiva fue incapaz de aprovechar una línea ofensiva lesionada, mientras que el ataque de los Bills no consiguió hilar avances consistentes, luciendo fuera de ritmo, abrumados y cometiendo errores frecuentes. El quarterback Josh Allen no entregó el ovoide hasta el final del partido, como ha sido tema para Buffalo recientemente, pero no pareció cómodo en todo el juego detrás de una línea ofensiva que la ha pasado mal. Nuevamente, el receptor abierto Stefon Diggs no fue capaz de convertirse en parte del plan de juego consistentemente, finalizando con cuatro recepciones en 10 pases dirigidos.

Mientras que la defensiva lidiaba con lesiones, la unidad no tuvo fórmula para frenar a Burrow, y los Bengals recorrieron el campo hacia arriba y abajo con facilidad relativa.

En uno de los mayores escenarios, el equipo que se había impuesto el Super Bowl como la meta clara y final lució lejos de ello, casi pareciendo que no se prepararon lo suficiente para el momento.

Ahora, entran a un receso de temporada con una variedad de interrogantes, incluyendo decisiones clave sobre agentes libres en la defensiva, la necesidad de ayuda para la línea ofensiva y receptor abierto, y preguntas acerca de lo que ha hecho el equipo en la posición de ala defensiva.

Tendencia que preocupa: Sufrimiento a lo largo de la línea defensiva de los Bills. En contra de una línea ofensiva que se quedó sin dos titulares, los frontales defensivos de Buffalo no lograron controlar la línea de golpeo. En la primera mitad, los Bengals acumularon 275 yardas, la mayor cantidad que han permitido los Bills en cualquiera mitad de la campaña, con 90 de ellas llegando por tierra. Fue la segunda mayor cantidad de yardas terrestres que consiguieron los Bengals antes del medio tiempo en toda la campaña, y más de las que tuvieron en las primeras cuatro mitades de los cuatro partidos pasados, combinados. Burrow fue capturado solamente una vez y apresurado en siete retrocesos para pase. Mientras que los Bills echaron de menos al tackle defensivo DaQuan Jones, la inhabilidad de generar presión o frenar al juego terrestre es preocupante para un grupo en el que han invertido tanto los Bills a lo largo de los últimos dos años.

El mayor hueco en el plan de juego: Todo el plan de juego ofensivo. No hay excusa para que una ofensiva sana de los Bills haya jugado como lo hizo ante los Bengals. Un rápido déficit de 14-0 no ayudó pero los Bills se vieron plagados por un bajo nivel en todos lados, desde la selección de jugadas hasta una línea que no dio a Allen suficiente tiempo para encontrar a sus receptores abiertos. Los Bills no fueron capaces de aprovechar la habilidad de Allen para escapar, limitándolo a solamente un pase fuera del bolsillo en tres intentos a lo largo de los primeros tres periodos. La debilidad de la línea ofensiva de los Bills quedó en evidencia y la unidad simplemente lució fuera de ritmo. — Alaina Getzenberg

Estadística subvalorada que hay que conocer: Los Bills están solamente 1-6 (con la única victoria llegando el 9 de enero del 2021 frente a los Indianapolis Colts) en su historia de playoffs cuando el oponente no comete una entrega de balón, algo que no le ocurrió a los Bengals. Los Chiefs no entregaron el ovoide durante el duelo de la Ronda Divisional del año pasado.

0/5 (0 Reviews)