El destino de los cuatro equipos ‘grandes’ en la Liga MX experimentó un cambio radical en tan solo una semana. Tanto Cruz Azul como Pumas vieron una transición de luces a sombras, mientras que América y Chivas experimentaron un aumento en sus respectivos desempeños.

Cruz Azul consolidó su posición con una victoria ante Tigres por 1-0 en el Estadio Ciudad de los Deportes durante el fin de semana pasado y luego obtuvo otra victoria contra León en Guanajuato en una jornada doble, bajo la dirección de Martín Anselmi en el banquillo. Sin embargo, América puso fin a su racha de siete duelos sin derrotas al vencerlos 1-0.

El único gol del partido llegó al minuto 4, cortesía de Julián Quiñones, quien encontró espacio por el flanco derecho celeste durante la primera mitad. A pesar de que América marcó en cuatro ocasiones más, la defensa de Cruz Azul anuló los goles mediante un destacado uso del fuera de juego.

En contraste, América inició la semana con dudas, tropezando 2-1 ante Pachuca en su visita al Estadio Hidalgo, perdiendo el invicto después de seis fechas. Luego, empató 2-2 contra Mazatlán FC en el Azteca, pero se recuperó con una victoria 1-0 sobre el líder en el Clausura 2024, defendiéndose replegados en su área durante más de 45 minutos.

Por otro lado, Pumas cerró la semana anterior con una contundente victoria ante Santos Laguna, generando buenas sensaciones en el banquillo auriazul y destacando la delantera encabezada por Leo Suárez, Guillermo Martínez y Eduardo Salvio. Sin embargo, fueron controlados y anulados por Chivas en el Estadio Akron.

Durante los 90 minutos contra los rojiblancos, Pumas fue dominado en amplios lapsos y generó pocas oportunidades a puerta. Chivas aprovechó el resultado de 3-1 para dar minutos al veterano Javier Hernández, quien regresó al fútbol mexicano después de superar una lesión en los ligamentos. Los goles del partido fueron de Cade Cowell (53′), Antonio Briseño (68′) y Víctor Guzmán (80′), mientras que Eduardo Salvio agregó suspenso con un penal anotado al 74′.

Chivas cerró la semana con un empate 2-2 contra Mazatlán FC, que dejó un sabor a derrota debido a la naturaleza del partido, al dejar escapar la ventaja que les otorgó el par de goles anotados en solo diez minutos. En su siguiente duelo, cuatro días después, el Rebaño perdió 1-0 contra Necaxa en el Estadio Victoria, pero logró una contundente victoria contra Pumas en casa.

Esta contundente victoria de Chivas marcó un cambio en la dinámica del equipo, que llegó al encuentro con una derrota previa y, sin embargo, logró sobreponerse con un rendimiento destacado. El partido evidenció la versatilidad y la capacidad de recuperación del equipo, ofreciendo una respuesta sólida a las críticas y dudas que surgieron tras los resultados anteriores.

En contraste, el cierre de semana de Chivas también incluyó una derrota 1-0 contra Necaxa en el Estadio Victoria, lo que añadió una capa adicional de complejidad a la narrativa del equipo. Estos altibajos recientes resaltan la naturaleza impredecible y competitiva de la Liga MX, donde cualquier equipo puede sorprender y cambiar el panorama en un abrir y cerrar de ojos.

En cuanto a Pumas, a pesar de la derrota ante Chivas, la goleada previa ante Santos Laguna dejó una impresión positiva. El equipo dirigido por Gustavo Lema demostró su capacidad para generar oportunidades de gol y exhibió un ataque dinámico. Sin embargo, la derrota ante Chivas subraya la necesidad de mantener la consistencia y abordar las vulnerabilidades identificadas durante el partido.

En el caso de Cruz Azul, el equipo experimentó una semana con resultados mixtos, asegurando victorias importantes pero también enfrentando su primera derrota en siete partidos. El enfrentamiento contra América demostró que incluso los equipos en buena forma no están exentos de desafíos, y la respuesta de Cruz Azul en los próximos encuentros será clave para mantener su posición en la Liga MX.

América, por su parte, logró salir adelante tras un inicio de semana titubeante. La victoria sobre el líder del Clausura 2024 reafirmó la capacidad del equipo para sobreponerse a obstáculos y mantenerse en la contienda por los primeros lugares. El equipo dirigido por Martín Anselmi deberá capitalizar este impulso positivo y trabajar en la consistencia para evitar altibajos en el rendimiento.

En resumen, la Liga MX continúa brindando emociones intensas y giros inesperados en cada jornada. La competitividad entre los equipos ‘grandes’ añade un elemento adicional de intriga a la lucha por el título. La atención se centra ahora en cómo estos equipos manejarán los desafíos venideros y ajustarán sus estrategias para mantenerse en la cima de la tabla.

0/5 (0 Reviews)