Las memorias del expresidente francés reavivan una polémica enquistada desde el ‘caso Florence Cassez’ al afirmar que “García Luna dictaba su voluntad a Calderón
Las memorias del expresidente francés reavivan una polémica enquistada desde el ‘caso Florence Cassez’ al afirmar que “García Luna dictaba su voluntad a Calderón”

El reciente resurgimiento de una antigua discordia diplomática ha puesto de relieve las entrañas más turbias del sistema judicial mexicano y la corrupción arraigada en sus Gobiernos. Este conflicto ha sido reavivado por un exmandatario europeo, acusado él mismo de corrupción. Nicolas Sarkozy, expresidente de Francia, evoca en su obra «Los años de las luchas» (Alianza), publicada en español a finales de 2023, las profundas tensiones entre su Administración (2007-2012) y la del expresidente mexicano Felipe Calderón (2006-2012) en relación al caso Florence Cassez. Este episodio marcó la detención televisada y altamente mediática de la ciudadana francesa junto a Israel Vallarta, acusados de secuestro en uno de los montajes policiales más controvertidos en la historia de México.

Tras esta farsa, se descubrió la mano del entonces líder de la extinta Agencia Federal de Investigación (AFI), más tarde secretario de Seguridad Pública de Calderón, Genaro García Luna. Este personaje, alguna vez considerado el zar antidrogas del expresidente durante los violentos años de la guerra contra el narcotráfico, espera sentencia en Estados Unidos tras ser condenado a principios de 2022 por narcotráfico y por colaborar con el Cartel de Sinaloa. Sorprendentemente, aquel encargado de detener el flujo de drogas era, en realidad, quien aseguraba que el grupo criminal operara sin obstáculos. Sarkozy sostiene en su libro que la influencia del funcionario sobre Calderón era descomunal: «Había algo más oscuro gestándose en los bastidores de la política mexicana. Era el ministro de Seguridad Pública, García Luna, quien ejercía su voluntad sobre el presidente, y no al revés».

Aunque Calderón nunca ha sido juzgado por su papel en aquellos años, numerosos testimonios lo vinculan también con el Cartel de Sinaloa.

Sarkozy ha sido condenado por dos casos de corrupción y financiación ilegal, aunque las condenas se encuentran en apelación y, hasta la emisión de una sentencia definitiva, la justicia francesa lo considera inocente. A pesar de las pruebas en su contra, su figura no ha perdido influencia en Francia, incluso siendo consultado públicamente por el actual presidente, Emmanuel Macron.

El caso Cassez-Vallarta, un montaje burdo y televisado, quedó al descubierto cuando periodistas descubrieron las irregularidades detrás de la detención. Lo que se presentó como una operación policial impecable ante las cámaras resultó ser una recreación elaborada por la AFI, a pedido de las cadenas televisivas. Este montaje involucró a Luis Cárdenas Palomino, cercano colaborador de García Luna, posteriormente detenido en 2021 por tortura en el marco de este caso. Cassez, condenada inicialmente a 93 años de prisión y luego liberada en 2013, fue considerada víctima de un montaje televisivo que violó sus derechos fundamentales. Vallarta, a pesar de las irregularidades y denuncias de tortura, continúa encarcelado después de más de 18 años sin una sentencia definitiva en su contra.

El conflicto diplomático desatado por este caso alcanzó niveles sin precedentes entre Francia y México. Sarkozy, en su primer encuentro con Calderón en 2009, buscó abordar este asunto que seguía de cerca, pero el presidente mexicano reaccionó con hostilidad al mencionarse el nombre de Florence Cassez. Esta reacción sorprendió al expresidente francés, generando tensiones que llevaron a la suspensión de la participación mexicana en el evento «Año de México en Francia» en 2011. Las acciones de Sarkozy fueron criticadas como arrogantes en México y desencadenaron una respuesta nacionalista que obstaculizó la liberación de los acusados.

Estos eventos, narrados por Sarkozy en su libro, resaltan una de las páginas más sombrías en la historia de la relación diplomática entre Francia y México, revelando también los entresijos más oscuros del sistema de justicia mexicano y su vínculo con el narcotráfico.

Esta confrontación diplomática dejó al descubierto la complejidad de las relaciones entre ambos países y puso de manifiesto los límites y desafíos que enfrentan los sistemas judiciales en casos de esta índole. La determinación de Sarkozy por buscar justicia para Cassez chocó de frente con una respuesta nacionalista en México, enraizada en un sentimiento de defensa de la soberanía y desconfianza hacia la intervención externa en asuntos judiciales.

El caso de Cassez no solo significó una liberación judicial, sino también una ventana indiscreta hacia las cloacas del poder en México. Reveló cómo la corrupción y los intereses políticos podían tejerse en las tramas más insospechadas, desdibujando las líneas entre la verdad y la manipulación mediática. Además, sirvió como reflejo de las dificultades y limitaciones para garantizar un proceso judicial justo y transparente en un contexto de alta criminalidad y presión política.

El relato de Sarkozy no solo resucita este episodio oscuro en la historia de ambos países, sino que también arroja luz sobre la compleja red de influencias, poder y manipulaciones que socavan la credibilidad de los sistemas judiciales y políticos, no solo en México, sino en otras latitudes donde los intereses personales y el control del poder a menudo entran en conflicto con la justicia y la verdad.

La saga del caso Cassez-Vallarta es un recordatorio amargo de cómo la búsqueda de la justicia puede convertirse en un juego de intereses políticos y mediáticos, eclipsando la verdadera naturaleza del sistema judicial y sus responsabilidades. Este relato, impregnado de tensiones diplomáticas y sombras judiciales, deja abiertos interrogantes sobre la integridad de las instituciones, la transparencia y el respeto a los derechos fundamentales en situaciones donde los intereses personales y políticos toman el timón de la justicia.

El legado de este caso no solo reside en la liberación de Cassez, sino también en el espejo que nos muestra sobre los desafíos persistentes que enfrentan las democracias al lidiar con la corrupción, el narcotráfico y la presión política en la administración de justicia.

Este episodio continúa siendo un punto de referencia crucial para reflexionar sobre la necesidad de fortalecer los mecanismos de rendición de cuentas, transparencia y autonomía judicial, fundamentales para garantizar la confianza en el sistema legal y la protección de los derechos de los ciudadanos.

5/5 (1 Review)