Por: Sandra Dueñes Monárrez.

Chihuahua, Chih., a 7 de marzo del 2024.- Armado con un pico y su vocación de servicio, el Policía Vial, José Ángel Rodríguez Leos hizo honor a su nombre al rescatar a una joven de un incendio registrado en el fraccionamiento Quinta Versalles de la ciudad de Chihuahua.

Mientras el fuego devoraba la habitación donde la mujer de 24 años se encontraba, los vecinos lograron escuchar los gritos de auxilio de la joven, intentando por todos los medios ingresar a la casa, sin embargo, no pudieron y mientras llegaban las unidades del Cuerpo de Bomberos, las llamas avanzaban con ferocidad.

Fue en esos momentos de angustia que, el Policía Vial José Ángel Rodríguez Leos armado con un pico logró escalar hasta el segundo piso de la casa donde se encontraba la mujer a punto del colapso nervioso en medio del fuego, por lo que el agente procedió a arrancar la reja de la habitación al tiempo en que trataba de calmar a la mujer, logrando concretar el rescate.

José Ángel Rodríguez Leos, no es bombero es solo un Policía Vial que se encontraba de descanso al momento de los hechos antes mencionados, pero decidió no solo ser un espectador más de una tragedia, sino que intervino para evitar una tragedia.

Por ese motivo, la gobernadora María Eugenia Campos Galván en días recientes condecoró a José Ángel como el “Policía del Año” entregándole un estímulo por 100 mil pesos por su valiente rescate, un recurso económico bien merecido y que seguramente contribuirá en mucho a la economía de su familia.

Pero quien es José Ángel, originario de Hidalgo del Parral, licenciado en Criminología con 32 años de edad de los cuales 12 ha dedicado al servicio de la comunidad como Policía Vial, una pasión que nos relata nació desde que era pequeño “me entró el gusto por el uniforme, pero al entrar a la licenciatura se despertó en mi esa necesidad de estar en la labor de campo, de una o de otra las funciones que aplico lleva la investigación y eso es lo que realmente me gusta”, narró en entrevista este héroe sin capa.

“La experiencia que vivió tras este rescate ha sido uno de los momentos que más lo ha marcado, no solo por la cercanía con la muerte, hecho que es normal sentirlo no solo por portar el uniforme y estar patrullando las calles es un peligro latente que esta constante, pero tratamos de hacer lo posible por llegar de regreso a casa siempre con la frente en alto”, detalló en entrevista José Ángel.

El saber que puede uno servir o aportar algo, siempre estuvo en mi ese gusto, por lo que ser policía es un sueño hecho realidad, pero aún el proceso no concluye porque este camino para ser lo que uno deseo de niño conlleva de mucho aprendizaje y este aún no termina, compartió.

Hago el trabajo que me gusta y trato de hacer con mucho amor para que la ciudadanía tenga un buen sabor de boca, buscando siempre lograr su confianza en nosotros para que las malas conductas y el pasado irlo enmendando, el hecho de estar en cercanía con la ciudadanía es crear un vínculo para que se sientan seguros especialmente los niños y las niñas.

Nosotros buscamos que la gente sienta confianza, no necesariamente que los saquemos de la lumbre, sino que al vernos puedan llevarse de nuestra parte una sonrisa o un gesto de amabilidad.

Lo que más me gustaría es que se deje atrás la cultura de que “ahí viene el policía y te lleva, aunque sabemos que esta práctica va encaminada a que los niños y las niñas conozcan que si no hacen lo correcto, habrá represalia y el policía te va a llevar”.

0/5 (0 Reviews)