Por: Sandra Dueñes Monárrez.

Chihuahua, Chih., a 8 de enero del 2024.- Por primera vez en México dos mujeres se encuentran disputandose la presidencia de la república lo que se traduce en un avance no solo en materia de equidad de género, sino también en un gran reto que tendrán que enfrentan tanto Xochitl Gálvez como Claudia Sheinbaum para poder convencer a más de 15 millones de jovenes que votarán por primera vez.

Tanto Sheinabaum como Gálvez son mujeres nacidas en los años 60´s es ahí que la brecha generacional podría jugar tanto a favor como en contra, pues los jóvenes de hoy no solamente poseen grandes herramientas tecnológicas en sus manos, sino esta generación se encuentra acostumbrada a la inmediatez y al exceso de información que flora en las redes sociales y el internet.

La generación de la pandemia y del classroom, la que tuvo que aprender a enamorarse a través de mensajes de WhatsApp o Instagram, la que asistió a su graduación de secundaria en una sesión masiva de Zoom y convertirse en fans del reguetón y de los corridos “tumbados”, esos chicos que crecieron haciendo TikTok.

Una generación que se niega a ser conocidos como otra generación de cristal y que han normalizado la inclusión y la diversidad, conceptos abordades en los discursos de las aspirantes presidenciales creyendo que será la generación Z definirá la elección.,

Y es que lejos de que los jovenes de 18 años puedan apuntalar o no a la ganadora de los comicios electorales en el 2024, existe un grupo mucho mayor que podría definir el rumbo de México y se trata de las personas adultas mayores.

Es decir que auque los jovenes no definan la próxima elección, si serán quienes paguen los “platos rotos” de una desición de una mayoría encabezada por personas arriba de los 24 años y más

De acuerdo con los datos del  Registro Federal de Electores, hay 11 millones 355 mil personas que actualmente tienen entre 20 y 24 años; 2 millones 136 mil que tienen 19 años, y un millón 717 mil que apenas cumplieron 18 años.

Es decir, 15 millones 219 mil personas están entre los 18 y los 24 años. Y, aunque los de 24 se salen del rango de primeros votantes, estos serán sustituidos por los que cumplan 18 antes del 2 de junio de 2024, por lo que la cifra de los que por primera vez podrían votar oscilará en alrededor de los 15 millones. Por cierto, fue el mismo número de personas que pudieron votar por primera vez en las elecciones de 2018.

Estos 15 millones de jóvenes representan el 15.8 por ciento del padrón electoral, en el que actualmente hay 95.8 millones de personas registradas. Su peso en el padrón es semejante al de las personas de más de 65 años, que actualmente suman 12 millones 400 mil votantes y quienes seguramente se inclinarán a favor de Claudia Sheinbaum gracias al programa de apoyo económico a personas adultas mayores.

Sin embargo, si el comportamiento es semejante al de procesos anteriores, la elección será definida por las personas de 40 a 75 años, y no por los jóvenes, tal como ocurrió en el 2018 cuando el promedio nacional de votación por parte de jóvenes de 18 años alcanzó el 63.4 por ciento; un poco por arriba del promedio nacional, que fue del 63.4 por ciento.

De acuerdo con el estudio muestral realizado por el INE, entre los 19 y los 29 años la participación cayó estrepitosamente: 57.1 % los de 19 años; 52 % los de 20 a 24 y 52.8 % los de 25 a 29.

Es decir, más de 13 millones de personas entre 19 y 29 años no se sintieron atraídos Ricardo Anaya, un político joven y entusiasta, pero si lo logró Andrés Manuel López Obrador.

Por lo que veremos como se desarrolla el 2024 con Claudia Sheinbaum y Xochitl Gálvez., la primera con un perfil intelectual y universitario, cercana a los adultos mayores. La segunda con una campaña que ha intentado mezclarse con el pueblo mexicano, sin tener éxito, eso se traduce en las encuestas, por lo que habría que ver como transcurre esta campaña a la sucesión presidencial.

0/5 (0 Reviews)